¿Qué les espera a las cerezas chilenas en la temporada 2022-23?

PortalFrutícola.com

13 oct 2022

Las cerezas chilenas representan más del 95% de la oferta de contraestación de cerezas del hemisferio sur, siendo su principal destino China. Según el informe GAIN del USDA publicado el 15 de agosto de 2022, los productores de la fruta esperan que la próxima temporada sea altamente productiva debido a las condiciones climáticas favorables durante el invierno, con más lluvias en comparación con la temporada anterior. Debido al aumento previsto de la superficie plantada y de los rendimientos, las estimaciones de producción de cerezas se sitúan en 465.000 toneladas métricas, lo que supone un aumento del 19,2% respecto a la campaña anterior. Fuentes del sector prevén que la superficie plantada siga creciendo a este ritmo hasta 2030. En la temporada 2021/22, las exportaciones de cerezas a Estados Unidos crecieron un 91,9%, lo que demuestra claramente la estrategia del sector para diversificar sus mercados de exportación y reducir su dependencia del mercado chino.


Las variedades dominantes de cereza producidas en Chile son Lapins, Santina y Regina. Según el último informe fenológico de Smartcherry, actualmente las cerezas en Chile se encuentran principalmente en un estado de floración ha cuajado, dependiendo de la variedad y el lugar de producción, aunque en las zonas más meridionales acaban de empezar a brotar. Sin embargo, en la zona productora más temprana del país, la región de Coquimbo, se espera que las cosechas comiencen alrededor de la semana 42. Los productores prueban constantemente nuevas variedades en función de los rendimientos potenciales y los precios previstos. El Programa Nacional de Mejoramiento Genético (PMG) de cerezas, llevado a cabo por el INIA con el apoyo del consorcio Biofrutales y la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), está prestando especial atención a la búsqueda de variedades de cereza que sean competitivas, visualmente atractivas para el consumidor, que se desplacen bien y que puedan cultivarse en la zona centro-norte de Chile, sin necesidad de inviernos fríos, explica el Dr. José Manuel Donoso, genetista del programa del INIA.


Según el informe GAIN del USDA, se espera que el consumo interno de cerezas chilenas aumente en un 2,7% debido al aumento de la producción y a la mayor disponibilidad de cerezas. La temporada 2021-22 se caracterizó por un aumento significativo de los costos de los envíos debido a los precios inflados del combustible y a la alta demanda de contenedores. Procesar la fruta de forma rápida y eficiente, prevenir los daños durante el transporte y mantener la firmeza de la fruta son las principales preocupaciones de los exportadores de cerezas. "El 80% de la producción tiene lugar durante un apretado periodo de 8 semanas, en el que la mano de obra es insuficiente y cualquier problema logístico adicional hace que las cerezas se dañen. Por ello, el sector necesita ampliar su ventana de producción, diversificar su matriz varietal y repartir sus mercados", afirma Rodrigo Cruzat, gerente de Biofrutales.