Arándanos en Chile: Se siguen exportando variedades no recomendadas

PortalFrutícola.com

25 oct 2022

Para Manuel Alcaíno (Presidente de Decofrut) la industria de arándanos en Chile compite durante toda la temporada y en todos los mercados y eso no permite "calidades marginales"

Para Manuel Alcaíno, presidente de Decofrut, el negocio de la industria de arándanos en Chile cambió en forma definitiva,  se ha pasado de un negocio con diferentes ventanas de uso casi exclusivo (hasta 6 años atrás), a uno en que  hay que competir durante toda la temporada y en todos los mercados. Esto afecta negativamente los precios, sofistica  al consumidor y limita la salida de calidades marginales, por estos motivos se requieren ajustes en variedades y replantar el negocio de los arándanos chilenos.


El gran consumo mundial de arándanos se ve acompañado de una mayor oferta, el cual es sostenido por un abastecimiento durante las 52 semanas. Por eso recalca, el presidente de Decofrut, se debe considerar que China tiene un buen potencial, pero considerar el gusto de este mercado, en que la fruta debe tener una alta calidad visual y organoléptica (buena fruta fresca), además Chile no debe dejar de hacer el trabajo de introducirse en el mercado europeo, el cual tiene un gran potencial, y considerar que Estados Unidos sigue siendo el principal mercado del arándano chileno, pero la pregunta que se hace Alcaíno es si Chile está cuidando correctamente a este mercado, en relación a sus variedades.


El Comité de Arándanos de Chile anunció una baja de aproximadamente un 8%  y por primera vez se va a bajar de las 100 mil toneladas y según Manuel Alcaíno “esta es una buena noticia”.



Además, "el comité ha hecho esta recomendación que invito a seguirla, que es la clasificación de las variedades: En azul las variedades sin restricción, en amarillo con limitaciones, en ellas se requiere precaución para exportar en fresco ya que han demostrado fragilidad y problemas de firmeza. Y en rojo están las variedades que no se recomienda incluir en programas fresco debido a su debilidad postcosecha. En el caso de Oneil, Ochlockonee, Jewel y Tifblue, pasan de amarillo a rojo en 2020-21.  Las variedades azules van creciendo, las amarillas con limitaciones van a la baja y las rojas son las que debería descartar de la oferta chilena, porque no llegan bien a destino y lamentablemente la industria sigue exportando. Hoy tenemos un 9% del total de la oferta del total en variedades rojas, cerca de 10 mil toneladas. No es fácil llegar y cortar esas variedades, pero hay que hacer el esfuerzo".


Estas variedades con complejidades se van principalmente a Estados Unidos, en Europa y Asia es menos, y mucho menos en el Lejano Oriente. En Estados Unidos, la Oneil, Ochlockonee, Brigitta, Jewel, Brigthwell y Elliot tienen una participación importante en la oferta chilena, a este mercado se va casi el 100 por ciento de la producción de estas variedades objetadas.


En cuanto a los mercados, Chile se concentra en la oferta con las variedades entre las semanas 47 y la 9. "Ahora hay que competir durante toda la temporada. Antes teníamos muchas ventanas en la temporada, pero con la aparición de nuevos actores como Perú (temprana) y México (tardío) se ha ido cerrando el negocio. Tenemos que aprender a competir de otra forma, la mirada que teníamos no es la que corresponde. Hay una tendencia a la baja en los precios en EE.UU. y también estamos tendiendo a eso en Asia".


Los ingresos al país (FOB) producto de la venta de arándanos promediados por la totalidad de las exportaciones - retorno por kilo FOB - . En siete temporadas se ha perdido USD$1.23 por kilo FOB, lo que es casi un 20% de pérdida.

 

La fruta orgánica como nuevo escenario

La concentración de las producciones chilenas está entre O Higgins, Región Metropolitana,  Maule, Ñuble y Biobío, estas dos últimas fueron incorporadas al System Approach , lo cual tiene buena llegada en Estados Unidos. “El tener System Approach, que incorpora un tercio de la superficie de Chile, es un gran beneficio. Recuerden que la fumigación impide llegar con fruta orgánica, con lo cual ahora se abre un escenario interesante con esta opción”.



La participación de la oferta orgánica respecto del total, en el caso de Chile, corresponde entre un 15% y un 18% del total exportado en el año. En el caso de Perú es del orden del 2% al 4%, pero creciendo. Esto demuestra que existe una gran fortaleza al combinar la oferta convencional con la oferta orgánica.


Maule, Ñuble y Biobío concentran el 66% de las hectáreas cultivadas con arándanos, La Araucanía y Los Lagos un 25%, Coquimbo y O'Higgins un 9%, estas últimas regiones actualmente están bajando su producción, lo que significa que la apuesta de la industria chilena es más hacía la fruta tardía más que la temprana, lo cual hace sentido si se tiene en cuenta en la parte temprana Perú casi la cubre completamente, explica Alcaíno.


Respecto a la distribución frutícola por rango de hectareaje, el 88% son unidades de menos de 20 hectáreas, lo que conlleva dificultades por el número de productores. “Es más fácil congregar a menos personas para introducir cambios, hacer ajustes”, agrega.


Las exportaciones chilenas por mercado, muestra que la participación de Estados Unidos ha disminuido en los últimos años. En la última temporada solamente un 52% de las exportaciones llegaron a ese mercado. Europa ha ido incrementándose producto del consumo interno en ese continente que va en aumento. Lejano Oriente se mantiene estable, en alrededor del 10 y 11 por ciento.


“En el caso de Asia tenemos la ventaja de que el consumidor chino en general ha tenido cierta distancia con la Biloxi peruana, sin perjuicio que esta variedad en cuanto apariencia es más sólida y firme que las nuestras, el sabor es un poco ajeno a lo que los chinos buscan”, explica.




En la temporada 20-21 las fakes news que afectaron a las cerezas repercutieron también en los arándanos y en la reciente temporada se lidió con los problemas de logística, en un negocio donde el llegar tarde implica tener fruta más desgastada y eso se traduce en precios más bajos.


En cuanto, a las exportaciones de arándanos por tipo de producto, la participación del congelado es creciente, con cerca de 50 mil toneladas, principalmente orientado a la industria gastronómica. Acá el calibre no es tan relevante como en el mercado del arándano fresco, por tanto es una opción comercial. Hay 60 mil toneladas para enviar fruta en cantidades marginales, lo cual es importante este nicho para sacar la fruta que no tiene espacio en la oferta fresca”, puntualiza Alcaíno.



Consistencia

Al analizar el periodo de pandemia, el consumo de arándanos aumentó y también la cantidad de nuevos consumidores, el tema es ¿Cómo se mantienen esos nuevos consumidores?. Y para eso, se remitió Alcaíno al informe IBO del 2021, donde destaca dentro de la estrategia planteada en él, la palabra: Consistencia.


¿Qué necesita Chile para que gane consistencia?. El gran desafío  es evitar la llegada de fruta blanda, la cual se vio incrementada este último año por los problemas de logística, contar con mano de obra y en relación al clima es siempre una incógnita.


En cuanto a logística se requiere volver a los tiempos de tránsito normales, el Asia y USA Express, que debutará este año por primera vez, han sido una gran noticia. Hoy la disponibilidad de mano de obra es mejor, pero se paga más caro por cosechar más temprano. La postcosecha, es un área que nunca termina y en general en Chile es buena, aunque se requiere mejorar lo tardío, explica Alcaíno.


“La industria requiere urgente renovación en su estructura varietal. El CBBC ha realizado una gran labor estableciendo 3 categorías de variedades, pero ¿Cómo terminar con las 10 mil toneladas de variedades rojas? me pregunto. El anuncio de -8% en fresco es una buena noticia, asumiendo que serán variedades rojas. Los injertos pueden ser una opción, sin embargo, no olvidar que en cuanto a calibre, el mercado pide 14 up, todavía hay cierto espacio para programas 12 up, pero se van cerrando”, agrega.



Aseveró a dónde debe apuntar la competencia. En el caso de Perú es más difícil competir, tiene rangos de ofertas muy amplios, poseen huertos grandes, en dos variedades con el 3/4 de la oferta y de gran calidad. México es más disperso y le hace sentido la apuesta por fruta tardía, al menos en USA, pero con fruta que sea firme. El mix orgánico-convencional lo ve muy potente sobretodo con la noticia del System Approach. “El negocio del arándano en Chile, es sano, si se produce al menos 15 tons/Ha de fruta buena: firme y del calibre necesario (14 up)”.


Recalcó que el mundo en 2009 se comía 330 mil toneladas métricas de arándanos y en cinco años se aumentó el consumo a un 66% con 550 mil toneladas, y en los siguientes 5 años el consumo aumentó un 82% por ciento, con 16.4% de aumento al año, existen muy pocas especies que tengan estos incrementos de consumo anual de dos  dígitos. Al 2022, se está alrededor de un millón 300 mil toneladas.


Esta gran producción llega a un consumidor mucho más sofisticado, lo que limita las calidades marginales, y que está habituado a estar abastecido de arándanos durante las 52 semanas.