Bertus Schipper, de Zoutewelle (Países Bajos): "Gracias a la oferta reducida, los melones brasileños se pueden defender bien en el mercado"

Fresh Plaza España

18 oct 2022

La temporada brasileña de melón ha tenido un buen comienzo este año, a pesar de que el alto nivel de las tarifas marÍtimas sigue pendiendo sobre el sector como la espada de Damocles. "Actualmente se pagan 9.500 euros por un contenedor proveniente de Brasil, casi el doble de la tarifa del año pasado. Para un producto como la sandía, de las que pocas van en una caja, se pagan 7,50 euros por caja en concepto de transporte", calcula Bertus Schipper, de la empresa importadora Zoutewelle. 



"Afortunadamente, los precios de los melones están a un buen nivel, sin lo cual sería imposible obtener márgenes de beneficio", continúa el importador. "Y es que el mercado de los melones brasileños no ha sido muy bueno en los últimos cinco años, por lo que los importadores europeos no están comprando grandes volúmenes. Además, la superficie cultivada se ha reducido. Esta situación no me disgusta, ya que, mientras Brasil no sature el mercado europeo, podemos defender muy bien los melones a este nivel de precios".



"Los retailers se han cubierto con sus programas, por lo que no hay escasez de producto en los supermercados. Sin embargo, las ventas a los mercados mayoristas son un poco más lentas a este nivel de precios. Hay escasez de melones Galia en particular, cuyo precio ronda los 11 euros por 5 kg. El precio de los melones Cantaloupe ronda los 9,50 euros y el de los melones amarillos los 10,50 euros. La sandía cotiza a 1,10 euros el kilo", cuenta Bertus. "Se esperan más sandías y melones amarillos de Brasil en las próximas semanas, mientras que el suministro de las otras variedades será más o menos estable". 



"Actualmente estamos vendiendo los últimos melones Piel de Sapo de España y en dos semanas empezaremos con los primeros volúmenes de Brasil. Este tipo de melón es cada vez más apreciado en el mercado europeo. Si bien el desarrollo de nuevas variedades de melones y sandías no lleva el ritmo de las uvas de mesa, segmento en el cual se introducen en el mercado unas diez nuevas variedades cada año, ciertamente se están trabajando en sandías sin pepitas con un sabor y una calidad mejorados que realmente convencen a los clientes y los consumidores. Por ejemplo, la variedad Lola, que se encuentra en nuestra gama desde hace tres años, es muy bien recibida por nuestros clientes".