Rainforest Alliance es condenada por cancelar la certificación a una empresa exportadora en Costa Rica

El Observador

18 jul 2022

La ONG había tomado la medida con Bananera Córcega por el supuesto despido injustificado de 64 trabajadores

La Sala Constitucional condenó a la organización internacional Rainforest Alliance Incorporated por haber cancelado una certificación de manera unilateral a la empresa Bananera Córcega S.A. Dicha medida le cerró el acceso a la empresa a nacional a diferentes mercados.


Rainforest Alliance Incorporated está constituida en Costa Rica como Asociación Alianza del Bosque Lluvioso, organización no gubernamental (ONG), que aplica normas de certificación diseñadas con parámetros ambientales, sociales y de sostenibilidad.


Dicha ONG había otorgado a la empresa costarricense una certificación sobre agricultura sostenible, misma que facilitaba el acceso a mercados competitivos.


Sin embargo, en noviembre del año pasado, la organización retiró de manera unilateral dicha certificación poniendo como excusa el despido de un grupo de trabajadores.


Lo anterior pese a que la empresa cumplió con la legislación laboral y los trabajadores ejercieron su derecho constitucional a la conciliación: la mayoría -sesenta personas- por medio de un centro especializado (Juzgado Laboral del Pococí); pero también, en el caso de cuatro trabajadores, con la supervisión de un sindicato.


Tras la medida unilateral de la ONG, la empresa costarricense acudió a la Sala Constitucional, que finalmente llegó a una resolución a su favor.


“Por mayoría, se declara con lugar el recurso, para efectos indemnizatorios. Se condena a la Asociación Alianza del Bosque Lluvioso, al pago de las costas, daños y perjuicios causados con los hechos que sirven de base a esta declaratoria, lo que se liquidará en la vía de ejecución de sentencia de lo civil”, dice la resolución.


Improcedente

A mediados del año anterior, la empresa exportadora despidió a 64 trabajadores de una planta bananera que tenía en Limón, por problemas económicos.


La empresa llegó a un acuerdo con 58 trabajadores en el Centro de Conciliación del Segundo Circuito Judicial de la Zona Atlántica y con el resto firmaron finiquitos en las oficinas del Sindicato de Trabajadores de Plantaciones Agrícolas.


Luego de esto, el mismo sindicato planteó una queja ante Rainforest Alliance Incorporated, que generó una auditoría y la posterior cancelación del certificado, lo que le impidió a la empresa vender sus productos en las principales cadenas de supermercados.


La empresa presentó el recurso de amparo ante la Sala IV, defendiendo su proceder con las personas despedidas, asegurando que lo hicieron con el debido proceso, por lo que consideraron que la cancelación del certificado era improcedente.