Reporte de Rabobank: Exportaciones globales de arándanos superarían el millón de toneladas en 2025/2026

RedAgrícola

7 oct 2022

El alza de Perú y México es clave para el crecimiento desde las 750.000 toneladas alcanzadas en la última campaña. Señala que la oferta chilena, en cambio se mantendrá estable, al igual que la de Canadá y EE.UU.

El mercado global del arándano crece a alta velocidad. Los principales países productores incrementan y mejoran su oferta, mientras que los destinos aumentan y sofistican su consumo. Así lo indica Rabobank en un informe sobre las tendencias planetarias para este fruto azul y en el que anticipa aumentos en la producción de Perú y México, y un estancamiento en la de Chile. De acuerdo a la entidad, la exportación global de este producto podría superar el millón de toneladas en la campaña 2025/2026, desde las cerca de 750.000 que se exportaron en 2021/2022.


Según la unidad de análisis de la entidad financiera holandesa, el consumo per cápita en EE.UU. podría superar los 1,5kg por persona al año, mientras que la UE-27 y China podrían mostrar un crecimiento acumulado de alrededor del 100% y 200% respectivamente el año 2027, en comparación con los niveles de 2021.



Sobre la oferta peruana, Rabobank señala que fortalecerá su posición como líder mundial en exportación de arándanos en la temporada 2022/23, esperando llegar a las 280.000 toneladas. Un aumento de oferta que ha afectado los precios unitarios de envíos. “Además de la impresionante tasa de crecimiento de las exportaciones en las últimas temporadas, todavía hay un crecimiento sin explotar para los próximos años a medida que las nuevas plantaciones entran en la etapa productiva. Podríamos ver los primeros signos de un crecimiento más lento en las exportaciones a mediano plazo (entre tres y cinco años), debido a una inversión potencialmente menor en nuevas plantaciones”.



Sobre Chile, Rabobank destaca que el arándano si bien se mantiene como uno de los más relevantes componentes de la canasta exportadora de fruta chilena, se ha estancado en los últimos años. “La superficie plantada aumentó 4.000 hectáreas en diez años (+30%), mientras que las exportaciones de arándanos frescos aumentaron un 23%, alcanzando un máximo de 117.000 toneladas en la temporada 2020/21. Actualmente, la producción en Chile está creciendo más lento ya que la siembra se ha estabilizado en los últimos cinco años, principalmente para reemplazar huertos viejos y variedades poco productivas”.


Destaca que para las próximas temporadas podemos esperar tasas de crecimiento aún más bajas, ya que las ventas de plantas de arándanos en Chile en 2021 alcanzaron la cifra más baja en 11 años.



Sobre México, los analistas de Rabobank destacan el crecimiento que ha tenido el cultivo en macetas o bolsas, lo que ya alcanza el 60% de la superficie plantada, mientras que solo el 40% se hace directamente en suelo. En términos de cultivo protegido, un notable 85% de la superficie está cubierta con plástico o malla en forma de macro túneles o redes, y solo el 15% permanece en campo abierto.



En términos generales,Rabobank espera que que las exportaciones mundiales de arándanos superen el millón de toneladas a partir de 2025/26. “Las exportaciones de Perú tienen un importante potencial de crecimiento, mientras que las exportaciones de México y Sudáfrica también mostrarán un crecimiento sostenido. Es probable que las exportaciones de Chile, Canadá y EEUU se estabilicen”, señala elreporte firmado por los analistas David Magaña y Gonzalo Salinas.



Para Rabobank, el desarrollo de nuevas variedades será clave en el crecimiento que viene para el arándano. “El uso de la tecnología y el mayor conocimiento técnico en el mejoramiento, continuarán conduciendo a variedades de arándanos con características atractivas, así como atributos que ofrezcan a los consumidores una mejor experiencia de consumo”, dice. Agrega que los costos elevados de los fertilizantes, los productos químicos agrícolas y otros insumos continuarán impulsando variedades de frutas de mayor calidad, productividad y más eficientes. A eso suma que, dado que la mano de obra seguirá siendo un desafío en la industria, la cosecha mecanizada y la automatización aumentarán. “Los desarrolladores se centrarán en desarrollar variedades que requieran menos pasadas de cosecha y sean más propicios para la cosecha mecanizada”. Concluye que si bien no hay un sabor único para todos, ya que algunos consumidores prefieren los arándanos dulces y otros prefieren un sabor ácido, todos parecen disfrutar de un arándano crujiente y firme. “Tener variedades con una vida útil prolongada, que viajen bien, es otra característica deseable”, concluye.