Un estudio demuestra que las paltas chilenas son sustentables y eficientes en el uso del agua

FreshPlaza

10 mar 2022

Esa fue la principal conclusión a la que llegó un estudio del Centro del Agua para Zonas Áridas y Semiáridas de América Latina y el Caribe (CAZALAC), organismo bajo la supervisión de la UNESCO.

Las paltas chilenas destacan por su "eficiente y adecuada" sustentabilidad y uso del agua. Esa fue la principal conclusión a la que llegó un estudio del Centro del Agua para Zonas Áridas y Semiáridas de América Latina y el Caribe (CAZALAC), organismo bajo la supervisión de la UNESCO.


CAZALAC determinó que las paltas chilenas contribuyen al cumplimiento de 14 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.


"La actividad agrícola y la producción de alimentos requieren de un uso adecuado de los suelos y de una gestión eficiente del agua, especialmente en medio de una sequía que se extiende por más de 13 años. Este inédito estudio que verifica la situación geoambiental de los paltos chilenos indica que los estándares de producción del sector están avanzando hacia una agricultura más sustentable y regenerativa", señala José Gabriel Correa, director del Comité de Paltas de Chile, facilitador del estudio.


Los investigadores concluyeron que la cobertura del sistema de riego modernizado entre los productores de paltas chilenas permite calificar el uso del recurso hídrico como "eficiente" teniendo un consumo estimado de 8.980 m³ de agua/hectárea en las zonas de la muestra.


Un hallazgo clave fue el efecto positivo de los cultivos circundantes, considerando el mejoramiento del suelo así como la interacción con la flora y fauna nativas. Aunque cuando se inician las plantaciones de paltas se produce un cambio de la vegetación, el estudio concluyó que a medio plazo se genera un nuevo ecosistema con mayor cobertura vegetal respecto al original.


Se verificó que las plantaciones circundantes presentan una alta biodiversidad con abundancia de especies. Además, se confirmó que entre nueve y diez años después de la plantación, los paltos pueden reducir el riesgo de erosión del suelo hasta valores similares a los de la vegetación nativa circundante.


CAZALAC confirmó una mayor capacidad de absorción de CO₂ en la atmósfera y su posterior liberación de oxígeno por parte de las plantas adultas en Chile, generando un impacto ecológico positivo que ayuda a contrarrestar el efecto invernadero de las especies vegetales nativas.


La investigación "Environmental Art State of the Mill American Persea Plantations in Chile" fue dirigida por Elir Rojas, geógrafo e investigador asociado en Cambio Climático y Sequía de CAZALAC, junto a Carla Salinas, bióloga y doctora en desertificación y sequía; Gabriel Mancilla, ingeniero forestal, doctor en ciencias de la ingeniería y director ejecutivo de CAZALAC; Sergio Scott, biólogo, doctor en biología molecular y ecología; Pablo Rojas, abogado, y Manuel Soto, ingeniero forestal y director de estudios de CAZALAC.


Como observadores institucionales participaron CONAF como "punto focal" para Chile, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) y Wilfredo Alfaro, ingeniero forestal con un máster en Hidrología.