Buscar
  • Sebastián Valdés

LA LOCURA DE EINSTEIN

COLUMNA

Revista El Campo, El Mercurio, Lunes 15 de Agosto de 2022

Por Sebastián Valdés Lutz

Einstein decía que sólo un loco hace siempre lo mismo, una y otra vez, esperando resultados distintos. Los largos ciclos productivos de la agricultura y su vulnerabilidad a las cambiantes condiciones climáticas fomentan algo de esa locura en la actividad, ya que el tiempo anestesia la iniciativa y lo imprevisible exculpa las malas prácticas. Así, muchas empresas comienzan una nueva temporada esperanzadas en obtener un mejor resultado haciendo prácticamente lo mismo que siempre, apostando a que los “astros” del mercado y del clima se alineen esta vez en su favor.


En las décadas anteriores no ha existido excesivo castigo en el mercado a esa falta de adaptabilidad al cambiante entorno competitivo o simplemente a lo que el negocio exige para ser rentable, pero hay tendencias que, no siendo necesariamente nuevas, se han globalizado y fortalecido de tal forma, que están obligando a las empresas agrícolas y agroindustriales al menos a definir qué rumbo seguirán, o qué tan agresivas o pasivas serán en cuanto al seguimiento de esas nuevas tendencias.


La más evidente de las tendencias es la evolución de las empresas hacia configuraciones de negocios que se puedan desarrollar generando externalidades positivas en su ecosistema, en las comunidades cercanas a sus plantaciones, empaques, o plantas de procesamiento, y en las personas que se relacionan con la empresa como empleados, proveedores o clientes. La sostenibilidad es una palabra de uso transversal en el mundo de los negocios, pero en el mismo eje hay empresas que la miran como un nuevo impuesto a la actividad económica, mientras que en el polo opuesto hay otras que la han hecho parte inherente de su propósito, integrándola como parte de su cultura y de lo que les ofrecen a sus clientes finales.


Por el lado de la tecnología la agricultura está iniciando su propia etapa “Web 1.0.”, en un camino que la llevará a una forma completamente distinta de tomar decisiones, basándose en análisis de información masiva de fuentes propias y externas, en tiempo real, de lo que el hombre es y no es capaz de ver hoy en su campo. La incipiente automatización de la ejecución también entrará en etapas de mayor madurez, y así como las capacidades y prestaciones de los primeros drones distan mucho de las de los actuales, los robots que se están desarrollando también aumentarán exponencialmente su alcance, precisión y velocidad, e irán transformando las labores y probablemente los marcos productivos, así como lo hizo previamente la mecanización.


Por el lado del mercado, no es nuevo que las exportadoras busquen aquellas ventanas menos pobladas de oferta para acceder a mejores precios para sus productos, buscando activamente generar variedades y zonas productivas que les permitan llegar con condición y calidad donde y cuando se paga bien. En la última década se ha sumado a esa tendencia la búsqueda de las exportadoras por extender su oferta de productos a todo el año, utilizando distintos orígenes y con producción mayoritariamente propia, lo que ha redundado en el nacimiento de filiales por todo el mundo. Este fenómeno se ha profundizado con el ingreso de fondos de inversión en la agricultura, que con el pragmatismo propio del mundo financiero, han podido generar conglomerados agroindustriales en solo meses. Del mismo modo, se han concretado una serie de joint ventures entre empresas del mismo sector para compartir fortalezas en diversificaciones y expansiones de productos y mercados. Esta integración horizontal está cambiando el panorama competitivo mundial, conformando lentamente corporaciones de escala global, que pueden acceder directamente al retail europeo, asiático o norteamericano, negociar más a la par con la cada vez más concentrada industria naviera, proveerse en forma directa de fertilizantes y agroquímicos, y acceder a otros beneficios de la escala.


Estos temas, por mencionar sólo algunos, necesitan definiciones de aquellos designados para generarlas en la empresa. Para que la inacción no termine transformándose en locura, la locura de ver evolucionar el mundo y hacer exactamente lo mismo de siempre esperando obtener resultados distintos.

85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo