Buscar
  • Sebastián Valdés

JOEL VALDÉS Y EL TATTERSALL

Por Alejandro Valdés


La Feria Tattersall, camino a Cerrillos, junto a la línea del tren, tenía una identidad propia, indesmentible, síntesis de la relación del campo y la ciudad, donde confluían grupos de personas tan heterogéneas como ganaderos, matarifes, industriales de la carne, martilleros, arrieros y crianceros.


JOEL ENRIQUE VALDÉS

Allí trabajó mi papá Joel Enrique, como cajero, jefe, martíllero, y al final, gerente del área de ganado y remates especiales de El Tattersall, durante más de 20 años.


Era una empresa tradicional, líder en la comercialización de ganado vacuno, como también en cordero y cerdo, así como en productos del país, propiedades y maquinaria agrícola.

Era un lugar único, con prestigio y fama de gran empresa.


Pero también punto de encuentro de grupos humanos representativos de toda la escala social y económica del país. Tierra de oportunidades, de negocios rápidos, fuerte competencia y actividad febril, de buenas y malas prácticas. Había que estar alerta.


Allí se desarrolló en mi papá su tendencia a escuchar para conocer mejor a las personas, su alta valoración de la honestidad, la responsabilidad y el sentido de familia. Su tremenda empatía con quienes buscaban oportunidades y entendían que el éxito era el resultado del trabajo honesto y un sano sentido de vida.


Así apoyó e incluso guió a muchos trabajadores, especialmente arrieros, para que se convirtieran en pequeños empresarios en el rubro de la distribución de carne en Santiago, como a muchos otros que se acercaron a él en busca de oportunidades.


Yo trabajé unos meses como ayudante de martillero en la Feria Tattersall y me llamó la atención que tanto empleados como obreros y arrieros me gritaban “primo” al pasar cerca de ellos. Después supe que era por ser hijo de mi padre al que, entre ellos, llamaban “tío”.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

DON ISMA